Todos nosotros ya hemos tenido problemas de corrosión alguna vez en la vida: desde aquella esponja de acero en la que apareció un color marrón amarillento después de